Spanish Catalan English French German Italian Portuguese
Imprimir

Psicología Arquetípica

Publicado en Psicología Arquetípica

CP4-PA

 

 

   Si un hombre o una mujer de la Edad Media pudiera trasladarse en el tiempo y aparecer de repente en la sociedad nuestros días, seguramente se asombraría mucho con todos los avances tecnológicos que vería y nos consideraría algo así como brujos, magos o semidioses. Pero si ese hombre o mujer fuera un Tomás de Aquino o una Juana de Arco y no se dejara deslumbrar por las "maravillas" creadas por el progreso técnico, y examinara la condición humana más atentamente, sus primeras impresiones darían lugar a un gran desaliento y un desencanto del ser humano moderno. Rápidamente se daría cuenta de que si bien hemos adquirido un enorme poder sobre la naturaleza, el dominio sobre nuestra personalidad (sobre la mente, las emociones y los instintos) y el conocimiento de nuestro Ser Interior o Esencia son bastante pobres y limitados. Deduciría que este moderno " brujo" o "mago", capaz de bajar al fondo del océano o de llegar a la luna, es muy ignorante de lo que sucede en las oscuras profundidades de su subconsciente, y es incapaz de llegar a las alturas luminosas de su supraconsciente y tomar consciencia de su verdadero YO. Vería cómo este individuo moderno e "inteligente" que puede parecer un semidiós, que con la electricidad controla presas, transatlánticos y rascacielos con el movimiento de un dedo, que inunda el aire de sonidos y de imágenes para el pasatiempo de millones de personas, y que se comunica en un instante con el otro lado del mundo, es incapaz de manejar sus emociones, sus deseos y sus impulsos más básicos.

   No podemos negar que, aunque hemos avanzado mucho tecnológica y científicamente, no hemos progresado tanto psicológica e interiormente: la desproporción entre el poder sobre lo externo y el dominio de lo interno es tan grande que hay un desfase descomunal y deplorable entre lo mucho que hemos crecido materialmente y lo poco que hemos crecido interiormente. Y para compensar y equilibrar este desfase, lo que necesitamos es un decrecimiento económico-material y un crecimiento personal-espiritual inversamente proporcionales. La Psicología Arquetípica trata sobre tal magna tarea. Quien la consiga cumplir sí puede ser considerado un mago o semidiós.

   En este tipo de enfoque os ofrezco una fugaz exposición sobre la asignatura pendiente de la Gran Tarea, y será otra forma de ver la psicología humana: la denominada Psicología Arquetípica, que es distinta de la psicología académica que se enseña en las universidades, basada en unos dogmas fijos y unos esquemas que se han prolongado a lo largo de los años pero aún cuesta que evolucionen y consideren las "otras" partes de la psique humana. En cambio, la Psicología Arquetípica es una psicología natural, pues no la han instituido los catedráticos, sino que ha sido creada por los seres humanos de la calle, del día a día, personas normales y corrientes como tú y como yo. Es una psicología natural que hemos co-creado entre todos, y que está basada en los patrones de conducta y comportamiento que hemos ido inventando los seres humanos desde que existimos en este planeta, así que es muchísimo más antigua que cualquier psicología universitaria. Todos esos patrones no son sólo algo individual, sino que también es algo colectivo, y están grabados en el llamado "inconsciente colectivo" de toda la humanidad, lo que se denomina la "psique colectiva", y que veremos con amplitud en su momento. Es interesante la Psicología Arquetípica porque nos da un enfoque diferente, fascinante y muy innovador, una perspectiva que nos permite entendernos como entidades imperfectas en evolución, no como entes estáticos (como estudia la psicología más académica), sino como algo que es continuamente cambiante y que se adapta a las circunstancias que vivimos los seres humanos, sobre todo en estos momentos cruciales que estamos viviendo en todos los ámbitos de la vida social y personal, en que se experimentan muchas crisis y cambios, y a una velocidad de vértigo. Lo que ayer era actualidad, hoy está obsoleto, y mañana quién sabe. ¡Todo va muy rápido!. Esto también se refleja en la psicología humana.

   La moderna psicología se encuentra aún en unas condiciones paleolíticas, y analiza problemas sin presentar soluciones. Puede decirnos por qué somos neuróticos, pero ¡no tiene soluciones para ayudarnos a resolver la neurosis!. El viejo conductismo, el complicado e interminable psicoanálisis y las rígidas formas de la psicología más ortodoxa nos dieron la mitad enferma de la psique humana. Con las nuevas psicologías humanistas, transpersonales, y la Psicología Arquetípica se nos brinda ahora la mitad sana. Podemos definir la "Psicología" o "estudio de la psique humana" como la rama del conocimiento que estudia y trata las creencias, las actitudes y la conducta de los seres humanos, y cómo interactuamos y nos relacionamos con el entorno y con los demás seres y formas de vida. Todo esto implica una serie de fenómenos sumamente complejos que trataremos de simplificar en lo posible en esta obra. La Psicología Arquetípica procura simplificar el estudio de la psique humana sirviéndose de los ARQUETIPOS, que veremos lo que son.

   La Psicología es una ciencia joven, apenas tiene 140 años de edad, muy poco tiempo para la edad que posee la humanidad como especie en este planeta (unos cuantos millones de años). La historia de la psicología ha ido experimentando muchos cambios y renovaciones, y es una disciplina en continua revisión y ampliación. El ser humano evoluciona a una velocidad cada vez más rápida, lo que impide clasificarnos y comprendernos según los viejos cánones del Conductismo, el Psicoanálisis, o incluso el reciente Humanismo, para los que no hay respuesta ni explicación a los fenómenos transpersonales y espirituales que cada vez más seres humanos están despertando y experimentando. Por eso estamos constantemente buscando nuevas formas de entender la psique humana y sus misterios, sus desconocidas facultades y su vastísimo y enorme potencial latente. Y dentro de esa búsqueda, surge aquí lo que se ha convenido en denominar la "Psicología Arquetípica", para aportar aires frescos y vientos de cambio a esta maltrecha y mal comprendida rama del conocimiento humano.

   Como su nombre indica, la PSICOLOGÍA ARQUETÍPICA se basa en Arquetipos. Pero ¿qué son los "arquetipos"...? En el campo de la psicología, son las IMÁGENES PRIMARIAS o MODELOS PRIMORDIALES que están contenidos en el inconsciente colectivo de la psique humana, condensaciones de energías psíquicas inconscientes con una estructura y un patrón común. Los arquetipos psicológicos producen efecto en las personas que han acrecentado sensibilidad a los mismos y que poseen una estructura psicológica parecida. Así que podemos considerar el INCONSCIENTE COLECTIVO (la suma de la psique inconsciente de toda la humanidad) como un "espacio" o realidad psíquica primordial llena de imágenes simbólicas, y que es la fuente y origen de todas las motivaciones, paradigmas (formas de pensar) y modos de comportamiento de los seres humanos, cada uno dentro de su cultura y sociedad, aunque son modelos universales.

   La Psicología Arquetípica estudia el proceso evolutivo de la formación, desarrollo, maduración e integración de la Estructura Personal (personalidad) del ser humano, sólo que aquí ese proceso está basado en 4 elementos y 12 arquetipos universales que forman parte del inconsciente colectivo de la humanidad, fuerzas invisibles que tienen una sutil pero muy fuerte influencia y condicionamiento sobre todos los habitantes de este hermoso y maltratado planeta.

   La Psicología Arquetípica no tiene directamente que ver con la psicología que Jung y sus colaboradores investigaron a principios del siglo XX a partir del estudio de la antropología, la arqueología, los sueños y los antiguos mitos, leyendas, cuentos tradicionales y religiones politeístas para comprender la psique, sino que está basada en las distintas fases y etapas del proceso de formación, desarrollo y maduración de la personalidad humana a lo largo de todo su recorrido (todas las vidas) hacia la integración personal y transpersonal u obtención de una personalidad integrada y fusionada con el Alma o Yo Espiritual.

   Un "Arquetipo" es un determinado patrón de conducta humana, pero a la vez es también un modelo psicológico-evolutivo que forma parte de la memoria de la psique de la raza humana y está registrado en el inconsciente colectivo. Lo que estudia y trata la Psicología Arquetípica es el proceso colectivo humano de integración personal, es decir: el proceso de formación, desarrollo y maduración progresivas de la personalidad humana, que tiene lugar en 12 etapas arquetípicas agrupadas en 4 grandes fases del desarrollo o proceso global.

   En la Psicología Arquetípica se estudia y trata el desarrollo psicológico humano desde un prisma distinto a los habituales, y lo hacemos en 4 capas de conocimiento, capas que vamos superponiendo una sobre la otra con nuevos conocimientos y correspondencias que nos van aportando una visión cada vez más amplia, más holística e interesante sobre el proceso a través del cual los seres humanos vamos progresivamente desarrollando, madurando e integrando los diversos aspectos que componen nuestra estructura personal ( o que comúnmente llamamos "personalidad") a lo largo del vastísimo recorrido que todas las personas realizamos a través de muchas y muchas vidas de experiencia humana y crecimiento interior.

   La 1ª Capa de conocimiento por la que iniciamos este descubrimiento es el Proceso de DESARROLLO E INTEGRACIÓN PERSONAL que tiene lugar en cada ser humano, un proceso por el que vamos lentamente construyendo, manejando, dominando, conquistando, refinando y transformando el cuerpo físico, la mente, las emociones y el Yo, todo ello para finalmente integrar ese "Yo" y sus vehículos o medios (físico, emocional y mental) con otro YO más elevado que está más allá de lo material y lo personal.

   La 2ª Capa de conocimiento con la que ampliamos este proceso de integración personal es el saber que el mismo tiene lugar a través de 4 FASES EVOLUTIVAS de desarrollo que definen una progresión gradual y de creciente desafío, en las que la estructura personal del individuo (la personalidad) se va desarrollando de tal manera que primero aprende a emplear y conquistar el mundo de la Materia para más adelante poder también manejar y dominar el reino del Espíritu y la Energía. Como veremos, estas 4 Fases Evolutivas están arquetípicamente relacionadas con los 4 elementos de la Naturaleza (Tierra, Fuego, Agua y Aire) y los 4 ámbitos del crecimiento humano (el Yo, el Mundo -los demás-, la Materia y la Energía).

   A estas dos primeras capas superponemos una 3ª Capa de conocimiento que nos amplía el proceso para ver que cada Fase, a su vez, está sub-compuesta por 3 ETAPAS ARQUETÍPICAS que constituyen el inicio (1ª etapa), el punto álgido o cumbre (2ª etapa), y el punto de cambio, transición o paso a la siguiente fase (3ª etapa), que corresponden a las tres etapas de todo ciclo de crisis y transformación (apropiarse - conquistar - desprenderse, o identificarse - integrar - trascender), por lo que tenemos un total de 12 etapas evolutivas arquetípicas en el proceso de desarrollo e integración de la personalidad humana. Vemos que esta gradación o ciclo trino es necesario para poder avanzar adecuadamente en la escala evolutiva del desarrollo sin arrastrar fijaciones o apegos (quedarse estancado) ni tampoco adelantarse y saltarse aprendizajes (negar y evitar). Esto nos da un total de 3 Fases x 4 Etapas cada una = 12 Etapas Arquetípicas que corresponden a 12 arquetipos psicológicos o patrones de conducta humana (creencias-actitudes-comportamiento) por los que todos los seres humanos, sin excepción, hemos de pasar para llegar a ser seres completos e integrados, terminados de formar.

   Por último, la 4ª Capa de conocimiento que solapamos a las tres anteriores, para ya completar la imagen final sobre lo que es la Psicología Arquetípica, es comprender la relación que hay entre las 12 Etapas Arquetípicas o arquetipos psicológicos y los 12 SIGNOS DEL ZODÍACO conocido, donde comprobamos que todo cuadra perfectamente y que cada arquetipo psicológico se corresponde con un signo del cinturón zodiacal. Esto, hablando no en el lenguaje de la astrología tradicional, sino en términos de ARQUETIPOS, lo que significa que en realidad ya podremos hablar de Arquetipos Psico-Zodiacales. Así es como ya obtenemos la imagen de conjunto, todo el cuadro completo sobre la fascinante y emergente ciencia de la Psicología Arquetípica, una psicología para el nuevo paradigma y la nueva visión del mundo que estamos recién comenzando a crear entre todos.

 

 

 

4 Capas PsicArq

 

 

 

SIGNIFICADO DEL DIBUJO
de la Psicología Arquetípica

 

 

 

Logo Psicarq 

 

 

 

   En la 1ª capa del dibujo que representa la PSICOLOGÍA ARQUETÍPICA vemos a un SER HUMANO EN EVOLUCIÓN, en tres posiciones evolutivas: en la primera (inferior) está replegado y con la cabeza escondida, sin querer ver la realidad; en la segunda (media) ya se pone de pie y empieza a enfrentar el mundo que le rodea; en la tercera posición (superior), abre totalmente sus extremidades y se han activado sus centros cardíaco-afectivo (en el pecho), frontal-mental (en la frente) y coronario-espiritual (en la coronilla). Aunque en el dibujo no se aprecia, si ampliáramos su centro cardíaco en medio del pecho podríamos apreciar el Núcleo de su Ser: el corazón y su chispa de Vida-Luz. Este individuo y sus tres posiciones representa el proceso del despertar de la consciencia en sus tres estados: el ser humano cerrado y dormido (inconsciente y atado a la materia), el ser humano que está abriéndose y despertando del sueño del materialismo como única realidad (aspirante a lo espiritual), y el ser humano totalmente abierto, despierto e iluminado que ya se ha liberado de las ataduras de la materia y del ego y experimenta otra realidad superior (consciente, despierto y libre de explorar otras realidades más allá del mundo material). Sus centros activos (cardíaco, frontal y coronario) indican que ha desarrollado sus cualidades principales como ser humano: el Amor y la Compasión (cardíaco-afectivo), la Inteligencia, la Intuición y la Voluntad (frontal-mental), y el Servicio y Entrega a su Yo Espiritual ( coronario-espiritual ) para ser un canal de las energías espirituales y poner todo su ser al servicio de la Supraconsciencia (el Alma encima de la cabeza), por donde recibe su energía a través de esa corriente de luz que desciende y penetra por su abertura en la coronilla. El corazón y su chispa de Vida-Luz, como representante de la Supraconsciencia o Yo Superior dentro del cuerpo, es el propósito esencial de su viaje a través de la dimensión humana. Los 3 estados evolutivos del individuo del dibujo (cerrado-dormido, abriéndose-despertando y abierto-despierto) también corresponden a las 3 partes del Ser: el ANIMAL (naturaleza instintiva), el HUMANO (naturaleza propiamente humana) y el ÁNGEL (naturaleza divina).

   El resto de capas del dibujo se adecúa a esta primera capa central, que es el proceso evolutivo de desarrollo e integración personal del ser humano.

   En la 2ª capa del dibujo se superpone un mándala dinámico que contiene los 4 Elementos de la Naturaleza (Tierra, Fuego, Agua y Aire), representando las 4 FASES EVOLUTIVAS del proceso de desarrollo e integración personal: la Construcción de la estructura personal o personalidad humana: cuerpo físico, emociones, mente y Yo (elemento Tierra), la Autorrealización del individuo y la consecución de sus objetivos vitales (elemento Fuego), la Sutilización de la personalidad y sus vehículos (elemento Agua) y la Transpersonalización de la misma al trascender el ego y buscar vivir en la Unidad (elemento Aire). Los 4 elementos también representan los 4 Ámbitos del crecimiento humano en el que tiene lugar dicho proceso: la Materia (elemento Tierra), la Energía (elemento Agua), el Yo (elemento Fuego) y el Mundo -los Demás- (elemento Aire). Es lo que se llama la "Cruz Elemental", que explica arquetípicamente las fases que atravesamos en este plano físico en nuestro camino de crecimiento e integración.

   La 3ª capa del dibujo añade un nuevo mándala formado por 12 puntos luminosos y una irradiación multicolor. Los 12 puntos de luz simbolizan las 12 ETAPAS ARQUETÍPICAS (tres por cada Fase) de dicho proceso, los 12 ARQUETIPOS PSICOLÓGICOS de la psique humana, que son los retos o trabajos prácticos de crecimiento personal por los que cada ser humano ha de pasar a lo largo de toda su evolución, conquistando e incorporando en sí mismo todos los arquetipos. Estas distintas etapas son los tipos psicológicos por los que todos los seres humanos hemos de pasar, a saber: el Terrenal, el Investigador, el Mago, el Activo, el Líder, el Buscador, el Protector, el Pasional, el Servidor, el Social, el Comprensivo y el Mediador. Y la irradiación multicolor del mándala es la energía de su Yo Espiritual, el espectro de facultades del Alma manifestándose sin impedimentos: todas las capacidades, cualidades y valores que la persona va desarrollando y manifestando en ese proceso evolutivo, todo su potencial desplegándose para quedar libre de las ataduras del mundo de la materia y emplearlo para ayudar en la evolución y despertar de la humanidad, para iluminar la oscuridad y transmutar la imperfección. Los rayos de luz multicolor expresan todo ese potencial ya desarrollado y desplegado, irradiándose, sirviendo para esa transmutación y despertar grupal.

   Y la 4ª capa del dibujo, la más externa, solapa a todo lo anterior el ZODÍACO o cinturón de signos zodiacales que rodean el campo energético de la Tierra como condensación arquetípica de la proyección de sentimientos y pensamientos humanos al "espacio" (esfera psíquica de la raza humana). El Zodíaco verdadero (y no las constelaciones de estrellas fijas) está creado por el poder de imaginación y proyección de los seres humanos, emanando continuamente al espacio -desde hace millones de años- pensamientos, sentimientos, ideas, emociones e imágenes mentales, y es esta constante proyección de la psique humana colectiva la que ha creado los denominados "Arquetipos Zodiacales", que en realidad son arquetipos psicológicos: patrones de conducta (creencias-actitudes-comportamientos ). Ya conocemos todos cuáles son esos 12 signos arquetípicos: Aries (el carnero), Tauro (el toro), Géminis (los gemelos), Cáncer (el cangrejo), Leo (el león), Virgo (la virgen), Libra (la balanza), Escorpio (el escorpión), Sagitario (el arquero), Capricornio (la cabra), Acuario (el portador de agua) y Piscis (los peces). Aunque en la astrología tradicional el zodíaco empieza en Aries y termina en Piscis, en la Psicología Arquetípica el zodíaco arquetípico comienza en Tauro (primer signo de Tierra) y acaba en Acuario (último signo de Aire). Si solapamos los 12 Arquetipos Psicológicos de la capa anterior (el Terrenal, el Comprensivo, etc.) con los 12 Arquetipos Zodiacales, descubrimos que son exactamente los mismos patrones de conducta humana, y así podemos comprender cómo se han originado dichos arquetipos y de dónde proceden sus energías psíquicas e influencias.


   Por último: el INDIVIDUO evolucionando, en el centro del dibujo, refleja que todas esas fases y etapas de desarrollo y sus arquetipos sirven a su proceso evolutivo y de maduración como ser humano, y esto es lo más importante de toda la Psicología Arquetípica. Lo que el dibujo nos quiere expresar son, pues, los pasos arquetípicos de cómo se desarrolla el ser humano. En cada fase se va trabajando y desarrollando el cuerpo, las emociones, la mente y el Yo en clave arquetípica, primero construyendo ese aspecto o vehículo material (físico, emocional, mental), aprendiendo a manejarlo y dominarlo; luego empleando ese Yo y esa personalidad para tener un propósito en la vida e ir a por el (tener objetivos vitales y conseguirlos); después empezando a sutilizar y refinar el cuerpo, las emociones y la mente para hacerlos sensitivos y receptivos a las energías (no sólo a la materia); y finalmente buscando el Yo profundo (Yo Interno o Espiritual) en los lugares, las culturas y las personas para acabar encontrándolo en el propio interior. Aquí el individuo ya se ha trascendido a si mismo, ha roto las barreras del ego-ísmo y ya ha comprendido que "los demás y yo somos UNO". Las dos primeras fases evolutivas (construcción y autorrealización) se orientan hacia lo material y lo personal, mientras que las dos últimas (sutilización y transpersonalización) ya buscan más allá del ego y de la materia. Todo ello a través de los 12 arquetipos o tipos psicológicos citados, que se corresponden con los 12 signos o arquetipos psico-zodiacales.

   Este método de autoconocimiento da un nuevo giro a la vieja concepción clásica de la Astrología, y le confiere un renovado significado que llena de sentido el por qué de los diferentes caracteres humanos y de la diversa variedad de tipologías psicológicas. Al considerar y contemplar esta antigua ciencia desde la óptica de los arquetipos psíquicos que están contenidos en el inconsciente colectivo de la humanidad, el significado e interpretación de los 12 signos zodiacales cobra un nuevo sentido, ya que, como arquetipos psicológicos, explican de forma clara, coherente y con una nueva luz el desarrollo psicológico del ser humano de acuerdo a los arquetipos de la psique humana colectiva.

   A esta "nueva astrología" o PSICOLOGÍA ARQUETÍPICA bien podríamos también llamarla "Astropsicología", ya que no está basada en el horóscopo (predicción del futuro de la persona), pronóstico determinista ni médoto de adivinación, sino que es aplicada e interpretada de cara al proceso de crecimiento personal y autoconocimiento de los seres humanos.

 

 

 Logo2PsicArq

 

  

Aquí puedes descargarte un Artículo de:

 

INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA ARQUETÍPICA

PsicArq

 

 

 También ofrezco mis servicios y asesoramiento, y puedo confeccionar tu

CARTA ARQUETÍPICA

 

CartaArquet

 

 

 

Calcula tu Signo-Arquetipo ASCENDENTE

 

CP4-PA

 

Aquí puedes descargarte una interesante

GUÍA VISUAL sobre la PSICOLOGÍA ARQUETÍPICA,

en la que explico con muchas ilustraciones el viaje del desarrollo evolutivo de cada ser humano

desde la superficie del Ser (ego) hacia el Núcleo del Ser (Alma),

y su relación con los elementos y arquetipos psicológicos

que configuran nuestra personalidad (estructura personal).

 

GuiaVisual