Spanish Catalan English French German Italian Portuguese
Imprimir

El Mundo de los Domos y las Cúpulas

Publicado en Mundo de los Domos

    Cuando los seres humanos habitamos en espacios vitales geométricos, nuestros cuerpos y mentes se alinean con los campos de energía vital que sostienen a todos los seres vivos. Además, todo proceso personal, ya sea de terapia, de meditación, de crecimiento personal, o de cualquier trabajo interior, es acrecentado y acelerado dentro de este tipo de estructuras geodésicas.

 

DG20

 

 

     Las cúpulas y domos geodésicos son estructuras constructivas cada vez más conocidas y populares en todo el mundo, y presentan muchisimas ventajas y beneficios en comparación con el resto de estructuras convencionales. Aquí podemos ver las principales:

 

MDG4

 

   La CANTIDAD de Triángulos que conforman una Cúpula o Domo Geodésico, y el TAMAÑO de los mismos, determina la llamada "Frecuencia" del mismo.

     A mayor frecuencia, más cantidad de triángulos entran en su estructura y más pequeños son, y la esfericidad y resistencia del domo también es mayor. El cálculo del material estructural de un domo (la sección de la madera) y de la Frecuencia del mismo (la cantidad y tamaño de los triángulos) dependerá de dos factores: el TAMAÑO del domo (según las necesidades o el espacio disponible) y la CARGA a la que se someta (cubiertas exterior e interior).

 

MDG1

MDG2

   

   En estos dos cuadros se ve la geometría de cada frecuencia y su increíble belleza. Si tratas de enfocar la vista de una forma global (en cualquiera de las frecuencias), sin fijarte en ningún detalle en particular, tratando de ver toda la imagen en conjunto, podrás apreciar un precioso PENTÁGONO que, a cada frecuencia, se va ampliando y haciendo más complejo, y que no se diferencia tanto del famoso Vitruvio de Leonardo da Vinci, donde se ve la figura humana en forma de una estrella de 5 puntas (un Pentágono). ¿Casualidad...? ¿O este gran artista e iniciado sabía más de lo que parece...?

 

   Así, la CANTIDAD y TAMAÑO de Triángulos que constituyen un domo determinan su grado de fortaleza y resistencia a las cargas y pesos. Obviamente, cuanto más grande es un domo, más pesa su estructura y todo lo que le pongamos encima (cubierta, tierra, etc.). Es entonces cuando hay que jugar con lo que se llama la "FRECUENCIA" del domo, para construir con seguridad. 

    La mayoría de domos se suelen construir en FRECUENCIA IV, pues permite una buena fortaleza y resistencia empleando relativamente poca cantidad de triángulos, por lo que la relación ventajas / esfuerzo + dinero es muy buena. Aquí podemos ver una tabla comparativa donde podemos apreciar las diferencias entre cuatro frecuencias distintas:

 

MDG3

 

     Esta es una maqueta (de 1,20 m. de diámetro) en Frecuencia VI, vista desde su base:

 

 MDG5

 

Maquetas de domos geodésicos en diferentes Frecuencias :

 

DG21

 

 

 

   Los domos geodésicos están basados en la ESFERA y en el TRIÁNGULO. Arquetípicamente son las dos formas geométricas fundamentales. Actualmente la sociedad "civilizada" lo basa todo en el CUADRADO, una forma restrictiva que hemos de ir trascendiendo (hasta nuestra cabeza se vuelve "cuadrada"). Como forma de transición entre la Materia y la Energía, el Arquetipo del TRIÁNGULO da la clave, la respuesta y la solución a todos los problemas actuales de la humanidad, pues marca la transición o paso evolutivo desde el antiguo estado de consciencia de mera supervivencia y materialismo, en el que lo que importa es el bienestar del propio individuo, al nuevo estado de consciencia de evolución consciente, despertar interior, transformación y renovación en el que lo importante ya es el bienestar de todas las personas. En la realidad práctica de nuestro día a día, la aplicación del arquetipo del Triángulo se basa en cuatro cosas:


1. A Nivel FÍSICO: desechar ya la limitación, restricción y tiranía del ángulo recto y la forma cuadrada y cúbica, para empezar a construir nuestras viviendas, edificios y espacios con ángulos más armónicos y más aptos para la libre circulación de las energías vitales : formas octogonales, cónicas, triangulares, piramidales, esféricas y semiesféricas ( domos y cúpulas ). Ya sabemos que un DOMO (semiesfera o cúpula), forma que cada vez se está empleando más en todo el mundo para construir espacios vitales, está formado por la conjunción y acoplamiento perfecto de una multitud de triángulos. ¿Interesante, verdad?.


2. A Nivel EMOCIONAL: dejar de actuar según los viejos patrones unilaterales de comportamiento que nos empujan continua y compulsivamente, una y otra vez, a la experiencia agotadora de los extremos (por ejemplo: euforia-depresión, apego-rechazo, egoísmo-falta de autoestima, inseguridad-orgullo, sumisión-manipulación, individualismo-dependencia, etc.) y comenzar a actuar de una forma más equilibrada y armónica, desarrollando y manifestando las verdaderas cualidades intermedias (en nuestro ejemplo anterior : alegría sana, amor incondicional, autoestima, seguridad, respeto, reciprocidad, etc.).


3. A Nivel MENTAL: pensar de forma triangular es saber reconocer las dualidades de la vida (que si no estamos muy atentos pasamos por alto) y verlas como talleres de aprendizaje y crecimiento; es saber ver en cada oposición una oportunidad para combinar ambos extremos y encontrar el equilibrio, para hallar la armonía a través del conflicto. Es dejar de pensar en los polos y las dualidades como cosas opuestas, y empezar a verlas como un campo de aprendizaje y crecimiento personal, y como elementos COMPLEMENTARIOS que se necesitan mutuamente para expresar la Unidad original de la que procedemos y que estamos aprendiendo a recrear en el mundo de la materia. Pensar de forma triangular también es dejar de distorsionar y confundir las cualidades humanas (por ejemplo : confundir el egoísmo con la autoestima, el orgullo con la seguridad, la sumisión con la humildad, el apego con el amor, la frialdad e insensibilidad con la ecuanimidad o el deseo con la voluntad), y comprender la verdadera naturaleza de cada cualidad tal como es en su esencia más pura y sin distorsiones, malinterpretaciones ni contaminaciones culturales. Cuando la mente sabe, comprende y acepta que necesitamos la dualidad para aprender a encontrar el equilibrio, la armonía y la Unidad perdidas, la visión del mundo y de la realidad cambia y, al ver la existencia con unas gafas nuevas, toda nuestra vida cambia de arriba abajo.


4. A Nivel ESPIRITUAL: puesto que la mentalidad triangular cambia radicalmente nuestra percepción de las cosas y dejamos de luchar contra los opuestos para armonizarlos en el justo punto medio, ya no necesitamos negar la materia e inventar religiones o dogmas que nos sirvan para escapar de la cruda realidad y refugiarnos en una burbuja de falsa espiritualidad, ni tampoco negamos el espíritu aferrándonos a lo material como única fuente de "felicidad", sino que nos desprendemos tanto del espiritualismo como del materialismo y reconciliamos ambos polos : Espíritu y Materia, en la punta o vértice del más importante triángulo de la existencia, encontrando así el equilibrio entre los dos mundos y por tanto la verdadera dicha.


     Buckminster Fuller explicó que debido a que nuestro mundo está construido a partir de las relaciones geométricas como la proporción áurea o la serie de Fibonacci, si enfocamos nuestra atención y percepción en la geometría, podemos organizar y armonizar nuestra vida con la estructura del universo.


     Quiero aclarar aquí que mi dedicación al mundo de los Domos tiene esta finalidad evolutiva, no tan sólo constructiva.

 

   Gracias a su forma de Semi-Esfera, y a estar compuesto de elementos estructurales que forman una red tridimensional de triángulos, pentágonos y hexágonos en la que las cargas externas que soporta se distribuyen uniformemente sin problemas, un domo posee una altísima resistencia estructural. Esta red tridimensional funciona por la acción conjunta de cada una de sus piezas : las aristas unidas en los NUDOS Y LÍNEAS DE FUERZA que, trabajando de forma combinada y unificada, dirigen las fuerzas y transmiten las cargas a través de su trama o red.

 

MD6