Spanish Catalan English French German Italian Portuguese
Imprimir

PRÓXIMAS ACTIVIDADES, CURSOS Y CONFERENCIAS

Publicado en AGENDA DE ACTIVIDADES

   Para ver en detalle las actividades que realizaré, así como los talleres, cursos y conferencias que impartiré en los próximos cuatro meses, haz click en el mes deseado:

 

NOVIEMBRE 2017

DICIEMBRE 2017

ENERO 2018

FEBRERO 2018

 

 

 

 

    Todas mis enseñanzas se basan en el SISTEMA ANTAKARANA de la Escuela Hidra. Puedes ver aquí una exposición resumida de este sistema:

 

 

 

Presentación Sistema Antakarana        Láminas Presentación S.A.

                                                   

 

 

Imprimir

Artículo del mes

Publicado en AGENDA DE ACTIVIDADES

Desafío evolutivo del 2017:

 

¡ F L U I R !

 

 

A menudo el sutil hilo de una telaraña

resiste más que una rígida cadena,

porque se deja llevar por el viento de la vida sin partirse.

 

 

Articulomes 

 

 REPROGRAMACIÓN de la Mente
(Descontaminarla y limpiar el filtro mental)

 

   Lo que se busca en la práctica de la meditación es, sobre todo, entrenar la mente para dominarla, para que nos sirva (y no servirla nosotros a ella, que es lo que habitualmente ocurre).

   Las tres partes que constituyen la personalidad humana: el CUERPO FÍSICO, la PARTE EMOCIONAL y la MENTE RACIONAL, están construidas y estructuradas en este orden, que es el orden de la evolución: primero apareció el cuerpo, después más adelante aparecieron las emociones, y por último ha aparecido la mente, que es una adquisición evolutiva muy reciente. Esto significa que, evolutivamente, lo que está por encima tiene poder sobre lo que está por debajo, de manera que las emociones tienen poder sobre el cuerpo, para lo bueno y lo malo.

 

articulomes1

 

   Para lo bueno: cuando estás positivo, alegre, contento, optimista y motivado, tu cuerpo responde muy bien, las defensas suben, el metabolismo va estupendamente, los músculos están relajados pero activos, dispuestos a responder cuando hemos de realizar cualquier acción, los sentidos están alerta, etc.

   Para lo malo: cuando estás negativo, pesimista, triste, depresivo o desmotivado, las defensas bajan, el metabolismo se desequilibra y altera, comienzas a segregar hormonas del estrés (adrenalina, etc.), el organismo se oxida, el cuerpo se cansa y agota fácilmente, le cuesta recuperarse de la fatiga, etc.

   Es el poder de lo superior sobre lo inferior. El cuerpo físico es el último eslabón de la cadena, lo que hay debajo de todo, adonde llega todo, el recipiente final adonde va a parar todo lo que le cae de encima, principalmente de las emociones. Quiere decir que la flecha de influencia desde las emociones al cuerpo físico, en sentido negativo es lo que denominamos la "somatización", el proceso de la creación de síntomas o enfermedades. La mayor parte de los problemas del cuerpo vienen de las emociones, no del entorno físico o ambiental ni de lo que hacemos, sino de lo que sentimos y pensamos. Por tanto, se ve clara la importancia que tiene el poder tener una vida emocional lo más equilibrada posible para que el cuerpo reciba órdenes positivas y una información equilibrada para que pueda funcionar bien. Al fin y al cabo el cuerpo es un "mandado"; el cuerpo físico es negativo, no es positivo, no emite nada, es una antena y no emite nada, sólo recibe información y la codifica y expresa lo que recibe. Es como un soldado: recibe órdenes y las ejecuta sin cuestionarse nada.

   Por ello la clave está en el nivel EMOCIONAL. Ahora bien: aquí no se termina el edificio del Ser, pues por encima hay más cosas, más partes. Entonces, ¿quién es el que hace que las emociones estén así o asá...? la MENTE. La mente tiene poder sobre las emociones, y por lo tanto, indirectamente sobre el cuerpo y el organismo.

 

articulomes2

 

   De las tres partes de la estructura personal del ser humano, la mente es la más reciente evolutivamente pero también la más potente y poderosa, la que posee una sustancia, una estructura, energía o vibración más alta, por tanto más fuerte sobre lo que hay debajo de ella, y tiene el poder de equilibrar o desequilibrar las emociones. Sólo hace falta observar cuando alguien nos dice algo que no nos gusta cómo enseguida reaccionamos y estamos emocionalmente. O que recuerdes una situación positiva o negativa de tu vida y cómo rápidamente se altera tu estado de ánimo. ¡Y todo lo hace la cabeza-mente!.

   Podemos imaginarnos las emociones como un mar o un lago. Simbólica y arquetípicamente es el elemento agua. Y la mente hay que imaginarla como aire. ¿Qué es lo que hace que el mar se embravezca o esté tranquilo? el aire. Si no hace viento, el mar está en calma, el lago permanece en reposo. Pero si surge un vendaval, aparecen las olas y el lago o el mar se encrespa. Por eso, si queremos actuar en todo ese complejo instintivo-emocional (cuerpo-emociones), que es el que nos hace sufrir o estar bien... ¿dónde hemos de incidir? pues en la MENTE.

 

articulomes3

 

   Felizmente, por encima de la mente hay más cosas, más partes del Ser: está el "YO". Este Yo es el que hemos de poner a trabajar para dominar la mente. A la mente hemos de verla como un instrumento, una herramienta; es un arma de doble filo: puedes emplearla para curar o matar, dependiendo de cómo la utilices. Es como el dinero: el universo nos ha dado un recurso que no es ni buen ni malo en sí, simplemente es un recurso, un medio. Podemos usar un cuchillo para descortezar un sauce y con la corteza elaborar ácido salicílico (aspirina) para curar muchas personas, o podemos usarlo para matar muchas personas. El cuchillo no tiene ninguna intencionalidad propia, es quien lo utiliza el que le da un uso u otro, constructivo o destructivo. La mente es el cuchillo. Y nosotros (el Yo) somos quienes le damos un uso u otro. La cuestión es que, tristemente, la mayoría de las personas aún no hemos aprendido (no nos han enseñado) a hacer un uso adecuado de la mente, y somos como niños jugando con fuego: nos quemamos porque no sabemos manejar el fuego. La mente es muy poderosa, y está literalmente hecha de "fuego".

 

articulomes4

 

   Precisamente, la meditación es el aprendizaje, lo que nos permite y enseña a nuestro Yo a dominar la mente para que trabaje a nuestro favor y no en nuestra contra. La meditación es un aprendizaje de toda la vida, y más. Es más, cuanto más evoluciona un individuo, más se dedica a la meditación, pues cada vez hay una práctica introspectiva más intensa. No significa que necesariamente uno se tenga que retirar del mundo, pues hoy día se nos pide hacer un trabajo personal (o camino espiritual) estando en el mundo. Cada uno, allá donde se encuentre, ha de aprender a integrar el trabajo interior con el exterior, y puede hacerse.

 

articulomes5

 

   Dentro de este aprendizaje de dominio de la mente a través de la práctica de la meditación, una de las cosas más importantes y que más nos condicionan es irse desprendiendo diariamente de todo aquello que la mente va absorbiendo durante el día y la semana. La mente es como una esponja o filtro: va continuamente absorbiendo y filtrando cosas, informaciones, energías, fuerzas e influencias de muchos tipos. Vivimos dentro de un mar de ondas; no las vemos pero están ahí, y estamos literalmente atravesados por millones de tipos de energías sutiles que nuestros sentidos no captan pero están a nuestro alrededor y literalmente nos traspasan. Estamos todo el tiempo nadando en esta sopa de ondas, y la mente está constantemente absorbiendo muchos tipos de energías, y el problema es que, como no somos conscientes de ello, no nos vamos desprendiendo de aquello que no es nuestro. Y a lo largo del día, de la semana, del mes, del año y de toda la vida, nuestra mente se ha convertido en una especie de filtro totalmente saturado, y ya no sabemos ni lo que es nuestro ni lo que no lo es, porque estamos mentalmente saturados, y entonces es cuando aparecen el estrés, la ansiedad, la depresión, la confusión, las dudas, el agotamiento, y no sabemos el por qué, y es porque la pobre mente está tan saturada que ya ha perdido la capacidad de filtrar (discernir y discriminar).

   Para poder cambiar esto, lo primero que hay que tener claro es que NO somos una mente, sino que somos una CONSCIENCIA. La mente es un recurso, una herramienta, un instrumento. Si clavas un clavo en la pared para colgar un cuadro, es obvio que tú no eres ni el clavo ni el martillo, sino quien utiliza esas herramientas. La mente es una herramienta, igual que el martillo. Pues bien: tú no eres la herramienta, tú eres el YO. Y como cualquier herramienta, podemos aprender a utilizar mejor la mente. Y el cerebro es un órgano del cuerpo que está conectado con la mente; no son lo mismo pero están ligados. El cerebro posee 5 prolongaciones que son los sentidos, y a través de estas extensiones éste capta los diferentes tipos de información que existen en el mundo material: el tacto para los sólidos, el gusto para los líquidos, el olfato para los gases, el oído (vibraciones acústicas) para los sonidos y la vista para la luz. En el mundo físico sólo hay estos 5 tipos de estímulos, y una vez captados, el cerebros los reduce y convierte en impulsos nerviosos, que a su vez entrega a la mente como información que puede procesar, igual que un ordenador. Por tanto el cerebro se ha especializado creando 5 tipos de células nerviosas (neuronas) distintas, cada una de ellas para captar estos 5 tipos de estímulos, y todo eso lo que denominamos "lo sensorial" (lo que viene del mundo exterior).

 

articulomes6

 

   Y las personas nos atrapamos con lo sensorial y todo lo que los sentidos están captando continuamente. Estamos tan atrapados e identificados con todo aquello que los sentidos captan y absorben, que nos lo hacemos nuestro, y entonces todo eso llega a la mente, se va saturando y saturando, y ésta ya no sabe lo que es suyo y lo que no.

   La primera propiedad de la mente humana es la MIMESIS: la mente mimetiza todo aquello con lo que entra en contacto, lo imita. Hemos de entender la mente humana como una sustancia que es plástica, como una plastilina o sustancia viscosa que se puede moldear a voluntad. Cuando la mente entra en contacto con algo (lo percibe), se transforma y lo imita, adoptando su forma. Se convierte en aquello con lo que ha entrado en contacto y percibido, copiándolo, replicándolo. La mente es un auténtico replicador, un imitador perfecto. En el lenguaje psicológico esto es la IDENTIFICACIÓN (adoptar la identidad de algo externo). La mente percibe algo, y automáticamente se comienza a moldear a sí misma adoptando perfectamente la forma de eso que ha percibido: se identifica. Y durante el tiempo que dure la identificación, la mente (su sustancia) se convierte en eso y adopta su identidad. En Psicología se llama "Introyección" (apropiarse mentalmente de algo que no es nuestro, que no somos nosotros, que no forma parte de nuestra naturaleza). Por eso nuestra mente está tan condicionada y tan contaminada.

   De vez en cuando (se debería hacer cada día -mañana y noche-), necesitamos vaciar y limpiar el filtro (la mente), porque si no llega un momento que la mente está tan saturada que ya no puede discernir ni discriminar. La clave la tenemos en la RESPIRACIÓN (no como un acto fisiológico, sino psicológico) y la INTENCIÓN, tal como lo practicamos en el aprendizaje de la meditación: al inspirar te interiorizas (vas hacia el interior), es decir: toda tu atención y energía la recoges y repliegas hacia el centro del pecho (la Esencia); esto es desconectar de los sentidos y del cerebro. Cuando realizamos el acto de interiorización (inspirando ir hacia el centro Cardíaco) estás desconectando y cerrando las llaves de paso de las avenidas sensoriales de percepción, de manera que lo que buscamos es que la mente quede temporalmente desconectada del cerebro, los sentidos y lo sensorial (el exterior). Interiorizarte es lo contrario que exteriorizarte. Te exteriorizas cuando estás hacia fuera, hacia el mundo. Si nos vamos un par de horas a unas grandes superficies comerciales (tipo Carrefour, Leroy Merlín, MediaMarkt o Ikea, etc.), no nos imaginamos los millones de vibraciones que estamos captando sensorialmente, y que nos saturan. Luego al salir tendríamos que sacarlas fuera de la mente, expulsarlas (algo que NO hacemos), porque si no te las llevas puestas, y luego un buen día comprarás un producto concreto aunque no lo necesites, y no sabrás porqué. Es un condicionamiento subliminal: has tragado cantidades ingentes de información sin digerirla, sin discriminar ni cuestionarte si eso te interesa o no. Así es como nuestra mente está condicionada, programada y contaminada.

  Entonces: INTERIORIZARTE. Es lo que en el Yoga se llama la práctica del "Pratyahara" (Abstracción sensorial) o retirada de los sentidos. Ir hacia el interior y cerrar interruptores para que no pase la información (los estímulos nerviosos). Esto es lo que conseguimos con la respiración y la intención aliadas y yendo hacia el pecho, hacia la Esencia, donde puedes afirmar: "Yo soy ESENCIA". Y en esos momentos estás cortando y desconectando esas avenidas de percepción sensorial.

   Y la exhalación es expulsar: limpiar el filtro mental liberándolo de toda esta contaminación e información que no es nuestra. Expulsar todo aquello que ya está dentro de la mente y que no es realmente nuestro (la mayor parte de sus contenidos). Con la intención, exhalar expulsando todo lo que no es tuyo, dejándolo ir. Al hacerlo, a menudo surgen imágenes, recuerdos, olores, y distintos tipos de historias, incluso de muy atrás (no sólo del día o de la semana), que todavía están enquistadas en la mente.

   En la 1ª parte de la Reprogramación de la mente aprendemos a EXPULSAR los elementos foráneos que no pertenecen a la propia mente (que es la mayor parte de sus contenidos). La expulsión siempre se realiza a través de la EXPRESIÓN (la voz) y de la INTENCIÓN. Al inspirar nos interiorizamos para coger el poder en nuestra Esencia (el pecho), ya que todo verdadero trabajo de reprogramación ha de venir desde el interior, desde el Ser (la propia mente no puede reprogramarse a si misma). Y al expresar, hacerlo con la intención de expulsar el elemento foráneo (teniendo claro cuál es éste); de esta manera se produce la liberación. Es importante que la voz salga fuerte, potente y se proyecte lejos, con la intención clara de que eso se expulsa fuera de la mente. De esta manera ubicas el elemento en la periferia de tu campo energético, ya esta fuera de la cabeza, aunque aún orbitará alrededor, pero por lo menos ya lo hemos purgado. Ahora ya no está dentro, ya está fuera (que ya es mucho).

   Evidentemente, el grado y fuerza de la expresión y la intención que hay detrás va ligado con el grado de desarrollo del Yo de la persona. El Yo se desarrolla, empodera y fortalece a través del acto de la Expresión, poniendo límites y sabiendo decir "No", es decir: manifestando nuestra fuerza y poder personal. Y esta expresión desde el Yo que, al realizarla, te hace más fuerte y tomas más poder personal, es lo que hace que en la periferia externa del campo energético se cree un escudo protector, una piel energética o protección. Cuanto más poder personal tengamos y manifestemos al expresar (esto en la voz se nota enseguida), más escudo protector tendremos en los límites de nuestra aura, y esto repele cualquier elemento que quiera penetrar en ti.

   Y en la 2ª parte hacemos una LIMPIEZA de la mente, que consiste en lanzar bien lejos el elemento, alejándolo de nuestro campo energético, fuera de nuestro radio de acción, de nuestra "casa" (campo energético o burbuja personal). Es como si vomitas en el pasillo de tu casa: obviamente no puedes dejar allí los vómitos; ya no lo tienes dentro en la barriga, pero si se queda en el pasillo te ensucia y contamina la casa. Hay que limpiar el pasillo y llevar la porquería en una bolsa y al contenedor de la basura. Pues eso es lo que hacemos en esta segunda parte de la reprogramación. Aquí lo importante es hacerlo en paz y tranquilidad, y mentalmente mandar lejos el elemento contaminante.

   Las dos partes de la reprogramación, juntas, permiten que tu campo energético quede más limpio, más claro y luminoso, más refinado y de una vibración más elevada y superior, más alta (no tan densa sino más sutil), lo que crea un campo de protección alrededor del propio campo energético que impide la entrada de nuevos elementos externos.

   La 3ª parte de la reprogramación ya consiste, en el día a día, en no dejar entrar más contaminación, pues se trata de no ensuciarnos más, sino toda la vida haríamos de basureros.

 

 

 

 

 

    Ricard Montseny

(Texto y dibujos extraído de las meditaciones improvisadas en las clases regulares de Meditación Antakarana de mi escuela).